Petitjuegos Estimulantes para tu bebé: Aprender los sonidos del entorno

Estimulacion Auditiva: Reconocimiento-desonidos

Buenos días y mejores Martes!!!

Seguro que a estas alturas ya sabes lo importante que es hablar con tu bebé siempre que puedas para estimular su sistema auditivo. Hoy queremos hacer hincapié en cómo se aprenden los sonidos del entorno.

Para este tipo de estimulación es recomendable tener a los niños en ambientes tranquilos para que puedan distinguir los diferentes ruidos y sonidos, sin distorsiones. Para ello debes tener la televisión y la radio apagada siempre que no estés viendo algún programa o usando la música para entretener a tu bebé ya que estos ruidos de fondo le provocan un caos auditivo y hacen que le resulte más difícil diferenciar los sonidos.

Cuando le hables intenta hacerlo en voz alta y que sea lo más expresiva posible, esto le ayudará a mantener la atención con tus cambios de voz. Seguro que cuando empiece a reaccionar a los estímulos a más de un@ se le caerá la baba pero ser expresivo no es sinónimo de ñoño!!

Aprovecha lo que tienes por casa para hacer sonar los platos, cacerolas, vasos…y enseñarle lo que está sonando a la vez que le explicas lo que es. Cuando hayas acabado con las existencias caseras puedes probar con un xilófono (gran palabra para el scrabble). Ve diciéndole las notas al tiempo que las haces sonar.

Hay CD’s ya preparados en los que se oyen diferentes ruidos ya preparados para bebés en los que encontrarás desde el sonido de un animal hasta locomotoras o bocinas.

Los paseos por la calle también son un buen momento para aprender los sonidos del entorno. Cuando suene un coche puedes señalárselo y decirle “es un coche”.

Aprovecha cualquier momento o situación para decirle qué es lo que está escuchando y que mantenga su interés por las cosas nuevas.

Una buena opción también son los besos sonoros y las pedorretas cosquillosas que tanto disfrutamos, no creéis???

Feliz semana Petits!

P.D. Si te perdiste los anteriores puedes encontrarlos aquí.

Información sacada del libro “Sí, su bebé es un genio” de Glen y Janet Doman

 

Deja un comentario